top of page

El Dinero NO es un fin, sino solo un medio (Primera Parte)

Uno de los temas más vulnerables de tratar dentro de las Iglesias es cuando hablamos del dinero; sin embargo, el dinero es uno de los temas más mencionados en la Biblia, ya que una buena administración nos ayudara como persona y miembro del cuerpo de Cristo.


El dinero es visto como símbolo del trabajo, la empresa y la inteligencia. A menudo es el símbolo de la bendición de Dios sobre el esfuerzo diligente. Es el equivalente de todo lo que puede obtener del servicio de la mente o el cuerpo, de la propiedad, comodidad o lujo, de la influencia y el poder


Dentro del Clero el dinero no debe ser el fin ni objetivo de ningún ministerio, sino el medio por el cual podamos alcanzar más vidas para Cristo y poder contribuir en la Sociedad ayudando a nuestros prójimo. El dinero es una bendición y un medio por el cual Podemos llevar a cabo la obra de Dios de una forma más efectiva pero cuando el enfoque es el dinero es una idolatría y un mal grande.


El dinero te hará hacer cosas. No te hará querer hacer cosas, ya que muchos predicadores prefieren no predicar si no hay ofrenda, porque su motivación no es Cristo ni las almas sino su dios (don dinero). Si el dinero llega a ser lo principal, se convierte en un dios. En la RVA, el término Mammón (las riquezas) de Mateo 6:24 aparece en mayúsculas porque se supone que refleja el título del dios sirio del dinero. El amor por el mismo puede convertirse en idolatría, causando resultados desastrosos en esta vida y en la venidera (ver 4:1; 5:8; 2 Ti 2:25–26; Tit 1:16).


No Podemos obviar que como ocurre con cualquier casa, la casa del Señor requiere fondos para realizar las funciones del día a día (i.e. electricidad, agua, alquiler mensual, gastos de oficina), todos estos se acumulan rápidamente. Además de estos gastos normales, están nuestros compromisos (en nuestro caso; Ministerio Poder y Sabiduría de Dios) con el alcance, ayuda sociales y las misiones. Esto es imposible realizarlo sin la dedicación de personas fieles que día a día contribuyen para este objetivo.

Los Gobiernos nunca entenderán el impacto de las Iglesias, y las masivas cifras de dinero que la Iglesia contribuye a la sociedad directa e indirectamente, mejorando las vidas, y familias, y al mismo tiempo dándole a la sociedad mejores ciudadanos y seres humanos.

Sin embargo, debido al mal uso de muchas personas, muchos tienen una mala y errónea idea del pastorado (todos son ricos), cuando en realidad en muchos casos los hombres y las mujeres de Dios renunciamos a nuestras carreras, mejores salario, y crecimiento profesional todo por amor a Dios y a las almas.


En mi caso personal, el Ministerio es una vocacion, ya que tengo mi trabajo profesional y lo hago por amor no por beneficios económicos. Creo que ese debe ser nuestra mentalidad, ya sea que estemos dedicado completamente al ministerio o trabajemos secularmente – Hacedlo todo para Dios y con amor por Dios y a las vidas.


Sin embargo, Hoy en día vemos como personas falsean milagros, inventan testimonios y hablan mentiras y profecías para recibir dinero – pero como alguien una vez cito: EL QUE TENGA EL EVANGELIO POR NEGOCIO TENDRÁ EL INFIERNO POR GANANCIA


y en su avaricia os explotarán con palabras falsas. El juicio de ellos, desde hace mucho tiempo no está ocioso, ni su perdición dormida. 2 Pedro 2:3 LBLA

La palabra declara: porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores. 1 Timoteo 6:10


Aunque no es un fin en sí misma, la avaricia es realmente raíz de todos los males. Es una grieta por la cual otros vicios logran entrar en la vida y debemos de cuidarnos. La ambición de las riquezas conduce a:

(1) tentación,

(2) lazo, y

(3) muchas codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y perdición.


Debemos de saber que si somos fieles, honrados e íntegros en las cosas pequeñas o terrenales estaremos capacitados para recibir encargos más grandes y profundos en el ámbito espiritual. Ser fieles en lo físico y material nos capacita para poder ser fieles en el área espiritual.


Si son fieles en las cosas pequeñas, serán fieles en las grandes; pero si son deshonestos en las cosas pequeñas, no actuarán con honradez en las responsabilidades más grandes. NTV Lucas 16:10


El dinero no es el problema, sino el amor a él! En el griego no aparece el ARTÍCULO DEFINIDO junto a «raíz», lo cual quiere decir que es uno de los muchos problemas (ver 2 Ti 2:25–26; 3:2–5, 7–9). El dinero es una herramienta, no una meta. Puede convertirse en un dios (la riqueza; ver Mt 6:24; Lc 16:9–13).

Es mi oración que nuestra pasión e interés sea Jesús quien se entregó como ofrenda por nuestros pecados para reconciliarnos con el Padre -- El dinero es un medio por el cual las vidas pueden ver el amor de Dios (a través de la expansión del evangelio ) más no es el fin, ni debe ser nuestra meta.

Su hermano y amigo


Pastor Rafael N Vargas

Pastor Principal Ministerio Poder y Sabiduría de Dios


118 visualizaciones0 comentarios

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
bottom of page