El Peligro de usar la Biblia para apoyar sus caprichosos, deseos y anhelos

Sabía Usted que Grandes Catástrofe se han cometido en el Mundo usando incorrectamente las Escrituras para apoyar sus caprichosos, deseos y anhelos.


He aquí algunos ejemplos:


Un cruzado del siglo XII utilizó el Salmo 137:9 que dice, “Dichoso el que tomare y estrellare tus hijos contra la peña” para justificar el crimen brutal del bebé de un musulmán.


Durante la época colonial en América y Sudáfrica, los colonizadores europeos se apropiaron de la tierra de los pueblos nativos, citando como base bíblica la orden dada por Dios a Josué de matar a los cananeos y apoderarse de su tierra.


Hace alrededor de setenta años, en la Alemania nazi se efectuaban reuniones en las que ministros explicaban que la exterminación de los judíos era “la voluntad de Dios” porque ellos mismos habían pedido que la sangre de Cristo fuera sobre la cabeza de sus hijos (Mateo 27:25).


Esto no son datos del pasado, hoy en día, a pesar de los avances tecnológicos existen personas que aplican y predican la Biblia de forma caprichosa, arbitraria y por manipulación sin ningún respeto y apego al texto.


Es obvio que todo intérprete de la Palabra de Dios que sea serio y digno de confianza necesita conocer las reglas generales que rigen la interpretación.


Unos de los grandes errores que se cree es que por ser la Biblia un libro de origen divino, no necesita ser interpretada mediante reglas normales de comunicación. Algunos piensan que “cada cual” debiera interpretar la Biblia como lo juzgue conveniente, dependiente sólo de la “dirección divina”. Si aceptamos esta premisa, la Biblia tendría entonces tantos significados como intérpretes.


Seamos realistas, la Biblia fue escrita en tiempos y lugares inmensamente diferentes a los del siglo XXI. Las costumbres, las tradiciones y la cultura en general estaban muy lejos de las nuestras. A menudo, lo que enfrentaban y cómo trataban con los asuntos de la vida no se relaciona con nosotros. Por ejemplo en el Nuevo Testamento, mandaba que los hombres a que saludaran a sus hermanos cristianos con un “beso santo” (besos en la boca) - Aplica esto hoy en día? Por supuesto que no.


Si la interpretación es incorrecta, entonces la creencia y práctica deben tener errores. No solo es creer, sino que dicha creencia sea resultado de la interpretación correcta. En caso contrario, su lejanía de la Palabra le lleva hacia el camino de las herejías.


La predicación y la enseñanza de la Palabra de Dios, correctamente interpretada, son cruciales para mantener una iglesia bíblicamente sana y victoriosa.

Para poder entender la palabra correctamente debemos saber:

  1. El contexto Cultural y Sociopolítico

  2. El Lenguaje y sus Figuras Literarias

  3. El Tiempo

  4. Las Historia

En otras palabras, para interpretar correctamente o para explicar el significado de un pasaje de la Biblia debemos entrar en el proceso de la exégesis. Hacer exégesis es plantearnos varias preguntas sobre el pasaje tales como qué, dónde, por qué, cómo y otras. En el proceso:


1. Examinamos el texto para entender su construcción gramatical;


2. Entendemos el significado de las palabras individuales ya sea literal, cultural, en sentido figurado y así sucesivamente;


3. Descubrimos el contexto histórico; es decir, el autor, el escenario cultural, el marco temporal y otros detalles;


4. Examinamos el mensaje en el contexto de párrafos, capítulos, libros individuales y todo el panorama de la verdad bíblica; y


5. Comprendemos cómo la verdad atemporal se aplica a los que se escribió primero y luego cómo esa verdad eterna se aplica a nosotros hoy.


De esta manera, hacer la exégesis de un pasaje significa que debemos entender el significado de las palabras y situarlas en su contexto (literario, histórico y teológico). Si leemos un pasaje fuera de este contexto literario, histórico o teológico, estamos en peligro de leer otro significado del texto que simplemente no está ahí. Los estudiosos llaman a esto eiségesis o “leer información dentro de un texto que no se encuentra ahí”. De ahí surgen la mayoría de los

errores de interpretación. Y mucho de esto se puede evitar si leemos un texto dentro de su contexto.


Pastor Rafael N Vargas


Bibliografía


Gibbs, C. (2005). Principios de interpretación bíblica: Libro de texto de estudio independiente. (G. Féliz, Ed., A. Acosta & O. Acosta, Trans.) (Tercera edición, p. 58). Springfield, MO: Global University.


Saucedo Valenciano, J. M. (2012). Principios para interpretar pasajes difíciles de la Biblia. (D. A. Saucedo Valenciano, Ed.)



Rodas, M. D. C. (2003). La ética social de los profetas y su relevancia para América Latina hoy: El aporte del estudio del trasfondo. Kairós 33: Julio-Diciembre, 10.